Consejos para conseguir eficiencia y eficacia empresarial - Escuela Europea de Empresa
16
Jun 2022

Consejos para conseguir eficiencia y eficacia empresarial

Escuela Europea

La eficiencia y la eficacia empresarial son dos factores importantes a tener en cuenta en el ámbito empresarial si queremos gestionar adecuadamente nuestros recursos y conseguir los diferentes objetivos planteados. Pero, ¿en qué consiste realmente cada una de ellas?

La eficacia empresarial consiste en la aptitud o capacidad existente dentro de la empresa para poder alcanzar los objetivos y metas propuestos. Si estamos ante una empresa que solamente es eficaz, lo más importante para ella será el hecho de lograr el objetivo, sin tener en consideración la cantidad de recursos empleados.

Por su parte, la eficiencia empresarial se fundamenta igualmente en la idea de alcanzar los objetivos marcados, pero lo hace a través de un proceso que busque valerse del menor número posible de recursos, logrando de esta forma que los beneficios sean mayores conforme el coste empleado en recursos sea menor, es decir, conforme sea mejor la eficiencia de los negocios.

La eficacia y la eficiencia empresarial son, por tanto, dos conceptos clave en el campo de la administración y dirección empresarial. En este artículo, ofreceremos algunos consejos para lograr tanto la eficacia como la eficiencia en cualquier negocio y profundizaremos algo más en la diferencia existente entre ambos conceptos.

Consejos para conseguir eficiencia y eficacia empresarial

Quizás hayas oído hablar alguna vez de las 3E en el mundo empresarial: eficiencia, eficacia y efectividad. Eficiencia equivale a productividad y a rentabilidad; eficacia equivale a cumplir los objetivos; y efectividad es la unión de eficiencia y eficacia. Lo ideal para una empresa es poder alcanzar esta efectividad. A continuación, te mostramos algunos consejos para conseguir eficiencia y eficacia empresarial.

En primer lugar, es fundamental optimizar el tiempo de trabajo, de manera que podamos conseguir los fines propuestos en el menor tiempo posible, siempre y cuando esto no redunde en una pérdida considerable de calidad en el resultado. Así, es interesante evaluar la productividad de cada trabajador y la forma en la que invierte su tiempo para tratar de potenciar su capacidad al máximo.

También es aconsejable tener una adecuada organización. Aquí va a ser vital contar con unos buenos procesos y una buena comunicación para que todos los trabajadores de la empresa remen en la misma dirección.

Otro factor a tener en cuenta es el hecho de contar con trabajadores preparados y especializados en la tarea que van a realizar con capacidad para saber trabajar en equipo. Además, es conveniente que estos conozcan la misión, la visión y los valores de la compañía.

La inversión en tecnología y su repercusión en los diferentes procesos que tienen lugar en la empresa, hoy en día, es otro factor clave y diferenciador para que un negocio se desmarque del resto de competidores y, de esta forma, sea más efectivo.

Por último, también es básico contar con unas buenas condiciones externas de trabajo o un buen clima laboral: luminosidad y temperatura adecuada, buen ambiente, poco ruido externo, etc.

Diferencia entre eficacia y eficiencia empresarial

Ya hemos visto en qué consiste tanto la eficiencia como la eficacia empresarial. A continuación, vamos a profundizar un poco más en las diferencias existentes entre ambos conceptos, pues va a ser vital para el buen rumbo de la empresa el saber conocer en qué consiste esta diferencia.

El concepto de eficacia empresarial no va a tener en cuenta los recursos que se hayan utilizado para conseguir los fines empresariales en términos cuantitativos. Como hemos comentado anteriormente, en términos de eficacia, lo fundamental es exclusivamente la consecución del objetivo, sin importar los recursos empleados. Aquí reside la primera diferencia con respecto a la eficiencia, que sí va a tener en cuenta y mucho los recursos empleados. De hecho, se propone, como hemos apuntado, alcanzar las metas mediante un proceso que se sirva del menor número posible de recursos.

Por tanto, tanto la empresa eficaz como la empresa eficiente alcanzarán los objetivos con la diferencia de que esta lo hará optimizando al máximo sus recursos y aquella lo realizará utilizando todos los recursos que pueda y sin darle importancia al coste de estos.

Así, será eficaz el trabajador o la empresa que alcance un objetivo marcado (sin importar el cómo) mientras que será eficiente el trabajador o la empresa que igualmente lo alcance pero optimizando sus recursos. Obviamente, podemos percibir que la búsqueda y consecución de la eficiencia reportará un mayor éxito que la mera búsqueda de la eficacia en términos empresariales.

Como habrás pensado, conocer este tipo de información es vital para darle a tu empresa el impulso definitivo. En la Escuela Europea de Empresa, trabajamos para llevar tu negocio a lo más alto. Por eso, te animamos a ponerte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso para conocer los cursos que ofrecemos y las diferentes áreas formativas en las que nos movemos. Porque estamos convencidos de que el éxito en las empresas se construye, no se improvisa.

Imagen Promocional