Presencia a nivel mundial de IFS y BRC - EEE
08
Jul 2021

Presencia a nivel mundial de IFS y BRC

Escuela Europea

Las normas IFS y BRC tienen como objetivo principal asegurar que se cumplen todos los estándares de seguridad alimentaria. Con esta reglamentación se alcanza la mejor calidad posible en todos los productos de alimentación al mismo tiempo que se consolida la confianza de los consumidores en las empresas productoras y distribuidoras.

Ambas certificaciones son de alto nivel y operan a gran escala, contando con reconocimiento y presencia internacional. A nivel mundial, más de 29 mil proveedores de alimentación cuentan con la certificación BRC y con la certificación IFS casi 17 mil. Con ello, la norma BRC opera en más de 130 países y la norma IFS en más de 90. En España, según el directorio de certificaciones BRGS, más de 2 mil proveedores poseen la certificación BRC y la certificación IFS casi 400 empresas, según eInforma.

El comercio internacional de productos alimentarios está en crecimiento continuo gracias al progreso tecnológico y a las nuevas necesidades de consumo que han surgido con la globalización. Por ello, para competir en el mercado, es indispensable adaptarse a las normativas de seguridad y a los estándares de calidad que exige el mercado.

Seguir los protocolos IFS y BRC permite a los proveedores suministrar toda clase de productos sin ninguna limitación legal y asegurando la máxima calidad y la tranquilidad de productores y consumidores.

La importancia de tener una certificación BRC y IFS en una empresa

Los estándares globales desarrollados por el British Retail Consortium (BRC) establecen una guía internacional de seguridad y calidad de los productos alimentarios. Se desglosa en cuatro estándares fijos Existen 4 certificaciones que engloban toda la cadena de suministro: BRC Alimentación, BRC Productos de Consumo, BRC Envases/Embalajes y BRC Almacenaje/Distribución. Por ello, diversas empresas los fabricantes y minoristas de todo el mundo que aplican los estándares BRC, exigen que sus proveedores cuenten con dicha certificación y respeten los estándares los requisitos durante toda la cadena.

Contar con personal que tenga certificación BRC la certificación BRC, supone un gran avance para la empresa, afianzando buenas prácticas en la compañía e identificando posibles peligros para la seguridad de los alimentos, que permita controlarlos a tiempo. Además, permite beneficiarse de grandes ventajas que abarcan desde las normas relativas al entorno de las fábricas hasta el control de procesos y productos. Con personal formado y certificado en estos estándares, tu empresa estará capacitada para pasar la auditoría in situ y entablar relaciones profesionales a nivel internacional con empresas a las que antes no podías acceder.

Por otro lado, el estándar alimentario internacional IFS es exigido por los principales comercios minoristas de la Unión Europea a todos sus proveedores, procesadores y envasadores. Con ello garantizan que todos han realizado las auditorías de seguridad y calidad alimentaria y que podrán ofrecer los mejores productos sin poner en peligro a los consumidores. Como en el certificado BRC, los estándares desarrollados por el IFS se desglosan para detallar todos los procesos de la cadena de suministro.

Además, tanto la certificación IFS como la BRC, mejoran la eficiencia operativa ahorrando gastos innecesarios y reduciendo los riesgos que podrían originarse. Contar con ambos certificados garantiza que tu empresa cumple con los estándares internacionales del sector, un factor clave condicionante para el desarrollo de la compañía.

Toda la información relativa a la certificación IFS y BRC se publica en múltiples idiomas, entre ellos en español, inglés, francés, italiano y alemán. Así todas las empresas pueden cerciorarse de que se mantienen los procesos establecidos y la transparencia durante la cadena de suministro, sin limitaciones en la externalización y reduciendo los costes tanto de fabricantes como de distribuidores.

La certificación IFS y BRC te ayudará a cumplir con las expectativas de los consumidores y de minoristas, contando con la normativa reconocida por la Iniciativa Mundial de Seguridad Alimentaria (GFSI). Si necesitas más información sobre cómo obtener una Certificación IFS o BRC, consulta con los expertos de la Escuela Europea de Empresas y asesórate sobre este nuevo curso. Además, como empresa podrás solicitar a FUNDAE la bonificación del 100%.