Enfermedades de transmisión alimentaria: las 10 más comunes - EEE
02
Jun 2022

Enfermedades de transmisión alimentaria: las 10 más comunes

Escuela Europea

Las empresas y la industria de la alimentación, además de mantenerse completamente actualizadas ante los cambios del sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) tienen la obligación de formar a todos sus trabajadores para asegurar el control sanitario y la seguridad alimentaria. El objetivo principal es que en todo momento esté garantizado el control de los peligros y puntos críticos y así se eviten posibles contaminaciones de los alimentos.

Y es que, esta formación está enfocada a que todos los esfuerzos vayan destinados a evitar la contaminación cruzada y las enfermedades alimentarias. Es decir, el principal objetivo será en todo momento que ningún alimento afecte a la salud del consumidor. Para este fin, las industrias alimentarias implantan numerosos sistemas de gestión de la seguridad y de la calidad alimentaria. Los consumidores, por su parte, cada vez exigen productos más naturales y saludables, que sean respetuosos con el medio ambiente y sin una posterior adición de conservantes artificiales.

En el siguiente post vamos a identificar cuáles son las 10 enfermedades de transmisión alimentaria más comunes.

Tipos de enfermedades de transmisión alimentaria

Las enfermedades de transmisión alimentaria son aquellas enfermedades causadas por la contaminación de los alimentos. Estas enfermedades se producen en cualquier etapa de su cadena de producción, suministro o consumo. Los causantes pueden ser diversos, destacando:

  • Distintas formas de contaminación ambiental.
  • La polución del agua y el suelo.
  • La contaminación del aire.
  • Almacenamiento y transformación de los alimentos en condiciones insalubres.

Una de las características más destacables de las enfermedades de transmisión alimentaria es que abarcan una amplia gama de afecciones. En la mayoría de los casos, se manifiestan a través de problemas gastrointestinales, aunque también puede revelarse a través de síntomas neurológicos, ginecológicos o del sistema inmune.

Salmonella

Nos encontramos ante una de las enfermedades de transmisión alimentaria más frecuentes y se debe a bacterias del género Salmonella. Se trata de un bacilo Gram negativo perteneciente a la familia Enterobacteriácea. Puede infectar tanto a personas como animales con el riesgo de ser portadores durante periodos prolongados de tiempo.

La contaminación se produce a través del consumo de agua o alimentos contaminados. En el caso de la transmisión fecal-oral de una persona a otra se origina por una mala higienización de las manos que contamina los alimentos al manipularlos. Los portadores asintomáticos y las personas enfermas pueden ser una fuente de infección.

Listeria monocytogenes

La listeriosis  es una enfermedad de transmisión alimentaria causada principalmente por la bacteria Listeria monocytogenes. Su resistencia en un rango amplio de condiciones (como bien puede ser la acidez y las bajas temperaturas) justifican que esté ampliamente distribuida tanto en el medio agrario, desde el suelo, las plantas, el material fecal, el forraje o las aguas residuales, como en los propios lugares de elaboración de alimentos.

La contaminación se produce a través de alimentos contaminados. Otra de las vías es la transmisión vertical, es decir, de la madre al feto.

Toxoplasma gondii

La toxoplasmosis es una enfermedad que se desarrolla como consecuencia de una infección por el parásito Toxoplasma gondii, siendo este uno de los más comunes. La infección suele producirse al ingerir carne contaminada poco cocinada. También puede producirse por una exposición a las heces de gato infectadas o mediante la transmisión de madre a hijo durante el embarazo.

Norovirus

La infección por Norovirus provoca una de las enfermedades más conocidas por la población: la gastroenteritis. En esta enfermedad, el estómago y los intestinos se inflaman. Las personas suelen contagiarse unas a otras a través del agua o bien de alimentos contaminados. Por último, indicar que se puede adquirir el Norovirus si se toca una superficie contaminada.

Clostridium perfrigens

La intoxicación alimentaria por Clostridium perfringens es una gastroenteritis aguda propiciada principalmente por la ingestión de alimentos contaminados. Los síntomas son bastante notorios y se presentan a través de diarrea acuosa y cólicos abdominales. El diagnóstico se realiza a través de la identificación de la bacteria Clostridium perfringens en alimentos contaminados con heces. El tratamiento será en todo momento sintomático.

Campylobacter

La campilobacteriosis es una enfermedad de transmisión alimentaria que se caracteriza por la aparición de diarrea (a menudo sanguinolenta), un fuerte dolor abdominal, malestar, fiebre, náuseas y vómitos en un periodo que abarca de 1 y 11 días tras ingerir el alimento contaminado. La sintomatología suele durar más de una semana y, en general, no más de 10 días.

Clostridium botulinum

El botulismo es una enfermedad grave y atípica que se produce por una toxina que ataca los nervios del cuerpo, causando dificultad para respirar, parálisis muscular e incluso la muerte. Con mayor frecuencia, la toxina es producida por la bacteria Clostridium botulinum. Los alimentos en conserva y envasados propician la aparición de las bacterias, produciendo dicha toxina.

H3: Escherichia coli

La bacteria Escherichia coli (E. coli) vive en los intestinos de aquellas personas y animales sanos. En estos casos, la mayoría de las variedades de Escherichia coli son inofensivas y pueden llegar a causar diarrea breve. Sin embargo, existen cepas, como la Escherichia coli O157:H7, que causa problemas tan graves como cólicos abdominales intensos, diarrea con sangre y vómitos.

E-coli 0157:h7

Está asociada a los brotes por cocinado insuficientes de alimentos como carne picada o hamburguesas. Es una de las enfermedades de transmisión alimentaria más severas y que más se atacan desde la prevención del sector alimentario.

Bacillus cereus

Bacillus cereus es un tipo de bacteria que puede llegar a contaminar los alimentos y que produce en quien se infecta dos tipos de intoxicaciones alimentarias, desde la forma comúnmente conocida como diarreica y la forma entérica.

Estar actualizados en todo momento ante los retos de la seguridad alimentaria es uno de los objetivos que toda empresa del sector debería abarcar. En la Escuela Europea de Empresa contamos con cursos pertenecientes al área alimentaria, potenciando en todo momento la digitalización del conocimiento. La excelencia y la flexibilidad son las armas secretas de nuestra metodología de trabajo. ¿Necesita su empresa más información al respecto? Contacta con nuestro equipo académico.