Buenas prácticas de laboratorio vs la norma ISO 17025 - eee
02
Nov 2021

Buenas prácticas de laboratorio vs la norma ISO 17025

Escuela Europea

Para que el resultado de un análisis se considere válido debe haber seguido un método de ejecución que se encuentre dentro de la normativa vigente. Actualmente confluyen las Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL o GLP) y la norma ISO/ IEC 17025. Ambas están diseñadas para avalar resultados analíticos, aunque existen diferencias en el enfoque y alcance de la evaluación de la calidad. 

¿En qué se diferencian las BPL y la ISO 17025?

Como señalamos en post anteriores, la norma ISO/ IEC 17025 recoge todos los requisitos necesarios para garantizar la fiabilidad de los resultados analíticos de los laboratorios de ensayo y calibración. 

De esta manera, permite la armonización de los criterios de calidad para el correcto funcionamiento de los laboratorios. Además,  su aplicación es posible en cualquier laboratorio, independientemente del tamaño y  la materia de sus ensayos (microbiológicos, fisicoquímicos o calibración de dureza o temperatura, etc.)

Por el contrario, las Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL) se definen como el conjunto de reglas, procedimientos y prácticas establecidas para garantizar la confiabilidad en los datos generados por las organizaciones de ensayo y calibración. Son promulgadas por varios organismos entre los que se encuentran la Economic Cooperation and Development (OCDE), Food and Drug Administration (FDA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre otros. 

¿Para qué sirven las Buenas Prácticas de Laboratorio?

Los principios de las BPL sirven como guía para realizar ensayos con seguridad y rigor donde se obtengan datos sobre la peligrosidad de cualquier sustancia química para el medio ambiente, las personas y animales. Así, se presentan ante las autoridades reguladoras mencionadas y se procede a su registro oficial.  

Por tanto, desde su origen se han encargado de establecer las pautas recomendadas para la gestión de este tipo de ensayos. Es decir, las Buenas Prácticas de laboratorio representan un sistema de calidad para los procesos organizativos con el objetivo de garantizar la validez y fiabilidad de los datos obtenidos. 

¿Qué tipos de ensayos se engloban dentro de las BPL?

Dependiendo del objetivo, se pueden clasificar los ensayos amparados por las BPL en: 

  • Ensayos de propiedades físico-químicas 
  • Ensayos toxicológicos ideados para medir los efectos de determinadas sustancias sobre la salud de las personas. 
  • Ensayos ecotoxicológicos sobre organismos terrestres o acuáticos para conocer los efectos sobre el medio ambiente
  • Ensayos ecológicos sobre el comportamiento de determinado producto químico en el agua, aire, suelo o bioacumulación. 

En Escuela Europea de Empresa sabemos lo importante que es que los profesionales que trabajan en laboratorios de ensayo y calibración estén formados en materia de calidad. Contacta con nosotros e infórmate sobre los cursos del área alimentaria.